Por qué la ‘curación de contenidos’ es un invento (feo)

No es que tenga yo ánimo de polemizar aquí, pero cada día descubro nuevos perfiles profesionales designados con palabros extraños que, como poco, me sorprenden. Y el que más fascinada (para mal) me ha dejado es sin duda el de curador de contenidos.

Para empezar por eso de curador, que viene de la expresión inglesa content curator y que se ha traducido directamente tal cual. Desde mi punto de vista, otras acepciones como encargado, responsable o incluso director de contenidos hubiesen sido bastante más correctas, sobre todo en España.

Igual ahí está el problema. En realidad esas tareas/empleos ya existen. Es que eso del curador de contenidos, en mi opinión, no es un oficio nuevo surgido al albur de las nuevas tecnologías, etc. Es una tarea más para muchos profesionales del periodismo (responsables de comunicación de empresas, instituciones e incluso de redactores de medios de comunicación). Es que ESE es nuestro trabajo: recopilar información de distintas fuentes, seleccionar lo más interesante para nuestro público, reelaborarla y distribuirla en el soporte que sea.

No me quiero poner corporativista (bueno, un poco sí), pero más de 4.400 periodistas se quedaron en paro el año pasado. Y la gestión de contenidos es intrínseca al periodismo. De oficio nuevo, nada. Lo que pasa es que para ser periodista hace falta algo más que un cursillo de cien euros por internet.

Fuentes/para saber más:
Lo que dice Fundeu sobre el palabro.
Trecebits explica en qué consiste la curación de contenidos.
Información de Periodistadigital sobre el estado del sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *