Como Linus Van Pelt

Como a Linus, el amigo de Charlie Brown veo a mi hijo andando por la casa con su manta, lo único a lo que ha estado apegado desde que nació. Mejor dicho, desde que descubrí que si la tenía rozándole la cara se dormía en un momento. Ni chupete, ni muñecos ni peluche. Solo su mantita, de esas aterciopeladas y suaves, que vino acompañando a un pato al que ni ha mirado jamás. Andaba yo dándole vueltas a qué me recordaba cuando deambula manta en mano y al final he llegado a Snoopy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *